Recientemente nos entrevistaron de Onda Merlín Comunitaria, una radio comunitaria de Villaverde. Desde OMC trabajan no sólo como medio de comunicación social, sino también como escuela de radio comunitaria y como entidad que desarrolla proyectos de acción social y comunitarios.

La entrevista se realizó en el programa La Cueva, en el marco de un curso con jóvenes que imparte la propia radio y hablamos sobre qué es el proyecto Te pongo un reto: #RedesConCorazón, los principales riegos en Internet, la intimidad y privacidad de la juventud en Internet e incluso sobre Inteligencia Artifical.

A continuación os dejamos con el audio de la entrevista y un resumen en texto para su lectura.

¿Qué es el proyecto Te Pongo un Reto: #RedesConCorazón?

El proyecto “Te pongo un reto” pretende capacitar a toda la comunidad educativa en la prevención del ciberacoso y otros riesgos y violencias en Internet. Para ello, llevan a cabo talleres en centros educativos y asociaciones que trabajan con infancia y adolescencia, se tienen sesiones de formación con el alumnado, las familias y el profesorado.

Además, hemos creado en la web un centro de recursos para educadores, familias y jóvenes con artículos prácticos, recursos, actividades… que se actualiza de forma periódica.

¿Qué riesgos más importantes relacionados con la violencia online que sufren las personas, y en especial los menores, nos podemos encontrar en Internet?

Antes de nada, es importante señalar que consideramos que Internet puede ser un buen lugar donde aprender, socializar, comunicarnos o entretenerse siempre y cuando se haga un uso crítico, seguro y responsable.

Sin embargo, también podemos encontrar muchos riesgos derivados de un abuso o mal uso de Internet. Algunos de los que tienen que ver con la violencia online son el ciberacoso, el grooming, los bulos, los rumores, la ciberviolencia de género… Y hay más riesgos como als ciberadicciones, las Fake News…

Me gustaría saber cuándo una foto o un vídeo empieza a ser ciberacoso o violación de derechos a la intimidad o privacidad de las personas.

Es difícil generalizar en el contexto de Internet donde dependerá de la intención con la que se comparta una información, el alcance que tenga la misma, o el papel que jueguen otras personas, si produce un daño…

Sin embargo, podría haber matices diferenciadores entre la violación de la intimidad y el ciberacoso a partir de una imagen (aunque pueden darse situaciones de ciberacoso a partir de imágenes compartidas en las que también se atente contra la privacidad).

Respecto a la violación de los derechos de la intimidad, básicamente se da cuando se comparte una información personal sin consentimiento, ya sean datos o imágenes personales.

Y se dan situaciones de ciberacoso cuando se produce un daño, la agresión se da de forma reiterada y se da una diferencia de poder causada por la relación víctima-agresor en un contexto social, es decir, donde hay más personas implicadas cómo testigos o incluso cómplices.

¿Cómo podemos prevenir algunas de estas violencias para evitar este tipo de casos?

La mejor prevención es la educativa, es decir, la formación en una serie de valores de convivencia y respeto como la empatía, la solidaridad, la justicia o el apoyo mutuo. La violencia es un problema social y, por tanto, debe implicar a todas las personas para que podamos adquirir un posicionamiento activo cuando reconozcamos situaciones injustas.

La formación también es importante para que conozcamos y sepamos reconocer de forma temprana los diferentes tipos de violencia online, así como las formas de actuar ante estos tipos de violencia.

¿Quiénes tienen que ayudar a la prevención de estas violencias? ¿Qué se tiene que poner en marcha para paliar, erradicar o prevenirlas?

Todas las personas deberíamos jugar un papel activo en la prevención y apoyo a las personas víctimas de violencia.

Pero principalmente es responsabilidad de las personas adultas. Familia, educadores y medios de comunicación debemos acompañar para hacer un uso seguro, crítico y responsable de la tecnología, así como implicar en el establecimiento de normas seguras para su uso.

Como hemos comentado, se trata de realizar una labor educativa de sensibilización y formación para reconocer los peligros y saber cómo actuar, así como una educación en valores que permita un posicionamiento activo frente a las situaciones de violencia.

¿Se considera delito o acto de publicación sin consentimiento en redes?

Si lo que publicamos atañe a otras personas, ya sea porque no tenemos un consentimiento o porque les genere un daño, si podría suponer un delito. Ya hay muchos delitos tipificados relacionados con el acoso y ciberacoso, las humillaciones y el trato degradante, la imagen y la intimidad de las personas, la privacidad o los delitos de odio, por poner algunos ejemplos.

¿Puede tener consecuencias civiles o penales?

Puede tener ambas. La responsabilidad civil se pueda dar en situaciones en las que sea necesario reparar o compensar los daños causados a una persona. Si se es mayor de edad dependerá de la propia persona y si se es menor de 14 años corresponde a las familias.

Pero también puede darse responsabilidad penal, tanto para mayores de edad como para menores. La responsabilidad penal corresponde a quien ha cometido el delito. Aquellos menores que tengan entre 14 y 17 años podrán ser sancionados con diferentes medidas judiciales en función de la gravedad y consecuencias de los hechos: Internamiento, libertad vigilada, prestaciones en beneficio de la comunidad, tareas socioeducativas, amonestación, etc. Las penas o medidas que se imponen y su duración dependen del caso concreto en función de las circunstancias en las que se cometen los hechos.

¿Qué opinión tienes sobre la Inteligencia Artificial?

Tengo una dicotomía. Como formador en materia de comunicación digital yo estoy utilizando algunas herramientas de AI como Chat-Gpt para los cursos que imparto, o como ayuda e inspiración en la generación de contenidos.

Pero, por otro lado, debemos tener un sentido crítico en el uso de estas herramientas, porque no toda la información tiene porque ser cierta y debe ser comprobada y, además, la tecnología nunca es neutra.

También hay que tener cuidado con las posibles implicaciones en cuanto a la privacidad, ya que gran parte de los datos que utilizan las Inteligencias Artificiales se basa en los datos de las propias personas usuarias y sus contenidos, y actualmente hay mucha falta de transparencia.


Adrian Aguayo Llanos

Trabajador Social. Máster en Educación y Comunicación en la Red. Responsable de comunicación y formador en la Fundación Gestión y Participación Social. Formador y asesor en la Asociación Pedernal Educación y Tecnología. Miembro de los Movimientos de Renovación Pedagógica.

Con el apoyo de: Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, financiado por la Unión Europea-Next Generation EU