A menudo en nuestras sesiones con alumnado, familias y profesorado, describimos los riesgos más comúnmente tipificados derivados de un mal uso de Internet y las redes sociales. Muchos de esos riesgos han sido nombrados bajo neologismos o anglicismos, y es común que nos resulten extraños y desconocidos. Por eso hemos creado este breve diccionario para ayudarte a reconocer la terminología asociada al ciberacoso y otros riesgos derivados de un mal uso de Internet.

Ciberbating (ciberhumillación): Es un fenómeno donde los jóvenes graban o fotografían a sus profesores con sus teléfonos móviles con el objetivo de difundir las imágenes para burlarse de ellos.

Ciberbullying (ciberacoso): Es la una violencia entre iguales que consiste en el hostigamiento hacia una víctima, a través de mensajes, imágenes, vídeos o comentarios… con la intención de dañar, insultar, humillar o difamar. A diferencia del acoso tradicional, no es necesario el contacto físico y directo cara a cara y se amplía el potencial número de destinatarios y el tiempo a causa de la viralización del contenido mediante su difusión, perdiendo el control sobre el mismo e implicando a una gran audiencia.

Enfoque Bystander: El posicionamiento que adquiere el grupo de personas espectadoras en las situaciones de acoso, así como los posibles roles que pueden adoptar para prevenir la violencia. Este enfoque también les provee las destrezas para ser un/a aliada/o efectiva/o para apoyar a las personas víctimas en las situaciones de acoso.

Fake News: Noticias falsas cuyo objetivo es la desinformación o la manipulación.

Gossip (rumores): Extender rumores es una práctica habitual entre las personas y, por tanto, también entre l@s jóvenes. Pero con las posibilidades tecnológicas, el alcance y permanencia de los rumores se amplifican. En esta práctica se utilizan los programas de mensajería o las redes sociales para extender rumores. Además de los riesgos derivados de la falsedad de la información asociada al rumor, extender estos rumores en Internet puede ser un detonante de conductas de ciberacoso o, simplemente, una forma de acoso más.

Grooming (Ciber-embaucamiento): Se define como una serie de conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto a través de Internet con el objetivo de ganarse la confianza y amistad de un menor de edad, creando una conexión emocional con el mismo con el fin de involucrarle en una actividad sexual.

Happy Slapping: Define la violencia que consiste en la grabación de una agresión física, verbal o sexual hacia una persona y que se difunde posteriormente mediante las tecnologías de la información y la comunicación.

Infoxicación: Es un término que proviene de la unión de las palabras información e intoxicación. Se refiere a la cantidad de información desestructurada que existe en la red y que, a veces, supone un exceso informativo a la hora de tomar una decisión o una dificultad para encontrar lo que realmente se busca. Este hecho fue denominado con la expresión “Sobrecarga Informativa” por Alvin Toffer en 1970 y como “Infoxicación”, por Alfons Cornella en 1996. Ambos términos se refieren a la cantidad excesiva de información a la que tienen acceso los usuarios de internet, y que puede causarles sensación de no poder abarcarla toda ni gestionarla y ocasionarles cierta angustia informativa. Este volumen de información dificulta su análisis crítico, localizar información de calidad, identificar qué es verdadero o falso… También se le denomina infobesidad.

Nomofobia: Es un neologismo que proviene de una abreviatura de la expresión inglesa no-mobile phobia y se refiere al miedo a estar sin teléfono móvil. El usuario que lo padece se agobia y tiene ansiedad cuando se queda sin cobertura, se le agota la batería o no encuentra el móvil.

Phubbing:  Se refiere al uso del móvil en presencia de otras personas. Puede definirse como el acto de una persona al ignorar su entorno por concentrarse en su tecnología móvil. El término es producto de la unión de las palabras phone (teléfono) y snubbing (despreciar).

Sharenting: Proviene de las palabras en inglés share (compartir) y parenting (crianza). Es la práctica cada vez más habitual de madres y madres de exponer pública y constantemente la vida de sus hijas e hijos en la red (fotos de su cumpleaños, vacaciones, momentos de ocio…etc.).

Sex-casting: Se define como la grabación de contenidos sexuales a través de la webcam y la difusión de los mismos por e-mail, redes sociales o cualquier canal que permitan las nuevas tecnologías.

Sexting: Consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos desnudos –nudes– o en actitud sexual) producidos de forma voluntaria por la propia persona emisora. El término es el resultado de la contracción sex (sexo) y texting (envío de mensajes). En el envío original del contenido sexual no existe una violencia o un chantaje manifiesto (aunque indirectamente puede haberlo escondidos en frases con intención manipulativa como: “¿por qué no me envías esa foto?, ¿es que ya no te gusto?”), si existiera una coerción hablamos de ciberbullying, grooming o sextorisión. Aunque en un primer momento las imágenes responden a una intención voluntaria en un contexto íntimo y sexual, cuando esa imagen sale del contexto de origen y se publica en la Red, existe el riesgo de tener consecuencias no imaginadas inicialmente por los protagonistas.

Sextorsión (extorsión sexual): Es una forma de explotación sexual y una práctica delictiva que consiste en la realización de chantaje bajo amenaza de publicar o enviar el material gráfico en el cual la víctima se muestra en actitud erótica, pornográfica o manteniendo relaciones sexuales. La sextorsión también suele estar presente en los casos de Grooming. A menudo, la víctima es coaccionada para tener relaciones sexuales con alguien, entregar más imágenes eróticas o pornográficas, dinero o alguna otra contrapartida.

Tecnoadicción: Es el deseo incontrolable de estar conectado a las TIC, y un comportamiento que puede causar malestar y un deterioro en la vida del individuo. Suele describirse como la incapacidad de controlar el uso de diversos tipos de tecnología, en particular internet, los smartphones, tabletas y redes sociales. Una adicción es un trastorno en la que se necesita algo concreto para estar y sentirse bien, y cuando no se puede conseguir se produce ansiedad. Lo que realmente define la conducta adictiva no es tanto la frecuencia con la que se realiza, sino la pérdida de control y el establecimiento de una relación de dependencia y su interferencia en la vida cotidiana. Por tanto, se padece tecnoadicción cuando existe una pérdida de control, ocultación o evasión, abandono de otras actividades en detrimento de un uso desproporcionado e intensivo de las TIC.

Vamping: Se define como la incapacidad de desconectar del teléfono móvil en horario nocturno o cuando nos vamos a dormir, sin interrupciones ni supervisión alguna. Esta práctica está muy extendida entre los más jóvenes, pero también es habitual entre adultos, que aprovechan los momentos de desconexión nocturna para conectarse a internet de manera indiscriminada. El vamping es una práctica que puede contribuir a generar adicción.

¿Nos hemos dejado algún término?